Caso

Unos edificios de Dubái consiguen un ahorro energético de hasta el 80 % sustituyendo sus bombas

Me alegra decir que mereció la pena. Nos hemos cambiado a unos equipos de última generación y hemos conseguido un ahorro energético del 50-80 %”.

Vasileios Vatistas, responsable de cartera de H&H Property Management and Development

La situación

En ocasiones, basta con algo tan sencillo y concreto como unos inquilinos descontentos para encontrar la relación entre los problemas de tu propio edificio y los objetivos del gobierno para mejorar el consumo energético en los edificios de la ciudad.


El gobierno de Dubái planea reacondicionar 30.000 edificios antes de 2030 para reducir su demanda energética en un 30 %. Esta acción forma parte de un paquete de medidas cuya finalidad es ahorrar agua y energía en los Emiratos Árabes. Gracias al rápido avance de la tecnología, la ciudad cuenta ahora con acceso a soluciones que permiten un ahorro así de notable en sus construcciones. Tras el vertiginoso crecimiento experimentado por Dubái en las últimas décadas, en años recientes se hacía cada vez más obvio que había que dar solución a esos problemas.


“La ciudad se construyó muy rápido, pero, en aquel momento, la calidad del diseño, la construcción y los materiales no era una prioridad, como tampoco lo eran la gestión y el mantenimiento”, asegura Charles Blaschke. Él es el fundador y consejero delegado de Taka Solutions, una consultora energética con sede en Dubái especializada en la optimización de la ingeniería, la tecnología y las finanzas en los edificios comerciales.


“Y todos estos impresionantes edificios son mayoritariamente acristalados. Pero el clima del desierto es muy extremo. Dubái tiene sol 364 días al año y la lluvia es prácticamente inexistente. El sol brilla siempre con fuerza y los edificios reciben mucha radiación solar. Los edificios acristalados consumen mucha energía. Por aquel entonces, la energía era barata, así que no se hacía mucho hincapié en ella. Simplemente se buscaba que los edificios ofrecieran más confort. ‘Pongamos un sistema de aire acondicionado más grande, con una bomba de mayor tamaño, para que el edificio se mantenga fresco de sobra, tanto si está completamente ocupado como si no’. Y, por eso, en todo Dubái, por lo general, las bombas y los sistemas de aire acondicionado son mucho más grandes de lo necesario. No están diseñados para operar con la máxima eficiencia”.

 

Indigo Tower, Dubailand (Dubái)


Un “motor de propulsión” en Indigo Tower

Indigo Tower es uno de esos edificios construidos apresuradamente con un sistema de aire acondicionado demasiado grande. Se trata de una típica construcción de tamaño medio de unos diez años en una de las urbanizaciones del norte de Dubái. Posee ocho plantas de apartamentos. La sala de bombas se encuentra en el tejado, justo sobre los apartamentos 812, 813 y 805. Sus residentes describían el ruido procedente del techo “como el rugir constante de un motón de propulsión”.


“La gente solo quería poder dormir y hacer su vida. Es un edificio de apartamentos. Pero no se oía más que ese estruendo que no cesaba nunca”, dice Charles Blaschke. “La demanda de aire acondicionado en esta región tan cálida obliga a que los sistemas funcionen literalmente las 24 horas del día. No había una sola hora en todo el año en la que los vecinos pudieran sentirse cómodos en el edificio. Era una razón de peso para solucionar este problema”.


Los propietarios de Indigo Tower, H&H Property Management and Development, también se enfrentaban a unas facturas eléctricas anormalmente abultadas en otros dos de sus edificios: Green Tower, de uso comercial, y Falcon Tower, de uso residencial, ambos en el Distrito de Deira, en Dubái. El responsable de cartera, Vasileios Vatistas, sospechaba que también estaba relacionado con los sistemas de bombeo y enfriamiento. Así es cómo su empresa se puso en contacto con Taka Solutions.

 

Green Tower, Deira (Dubái)


Energy Check de Grundfos

Taka Solutions colaboró con Grundfos para determinar los problemas de los sistemas de bombeo HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado) existentes. Un Energy Check de Grundfos resolvió que las bombas de los edificios estaban sobredimensionadas, presentaban un funcionamiento poco eficiente y sus sistemas de enfriamiento principal constante estaban mal equilibrados. Las bombas operaban a velocidad constante. El valor ΔT (la diferencia de temperatura entre el agua refrigerada de suministro y de retorno) era de solamente 1 °C, lo que, en el sistema de enfriamiento de un edificio, se traduce en un funcionamiento extremadamente ineficiente.


En vista de esto, Grundfos recomendó el cambio a bombas de aspiración axial con acoplamiento cerrado y variadores de frecuencia: las bombas inteligentes NB-E. Estas bombas podrían proporcionar el caudal exacto requerido por los enfriadores sin desperdiciar energía, y mejorar el valor ΔT hasta 5 °C. Una sencilla solución llave en mano.


“Cuando descubrimos que las bombas de estos tres edificios, Indigo, Green y Falcon, derrochaban energía, vibraban, causaban problemas de ruidos, no eran fiables y ofrecían potencial de ahorro, las consideramos candidatas perfectas para su sustitución”, asegura Charles Blaschke, de Taka Solutions.


Y Taka Solutions se ofreció a cambiar las viejas bombas… ¡gratis!


“Cabe decir que muchas personas de nuestro equipo eran un poco escépticas al respecto”, reconoce Vasileios Vatistas, de H&H, refiriéndose al contrato asociado al rendimiento. Pero no les llevó mucho tiempo darse cuenta de cómo funcionaba. La energía ahorrada pagaría por sí sola la renovación de las bombas.

 

Falcon Tower, Deira (Dubái)


La solución

“La idea es bien sencilla”, dice, hablando del contrato asociado al rendimiento. “Taka Solutions obtiene un retorno sobre la inversión basado en el ahorro que lograrán los edificios. Todo el mundo gana, porque conseguimos equipos nuevos de última generación, con lo que ampliamos la vida útil de nuestros activos. Además, podemos proporcionar un mejor ambiente a los residentes, lo cual es muy importante para H&H. Y, con el ahorro de energía obtenido, Taka Solutions recupera la inversión en unos cuantos años, en función del acuerdo que tengamos”.

 

Un técnico de mantenimiento de Grundfos (a la derecha) enseña a Vasileios Vatistas de H&H (a la izquierda)

Resultados inmediatos

H&H pudo constatar resultados casi de inmediato. En Indigo Tower, las anteriores bombas consumían 36 kW por hora. Después de la renovación, consumían 7-10 kW/h. Ahora, con dos años en funcionamiento, los edificios usan un 81 % menos de electricidad que antes. Pero no solo ha mejorado la eficiencia de las bombas: también lo ha hecho la eficiencia de todo el sistema HVAC. El tiempo real de recuperación de la inversión fue de solo ocho meses.


“Con todo lo que hacemos, nuestros ingresos proceden exclusivamente de los ahorros que generamos”, revela Charles Blaschke. “Tenemos que asegurarnos de que los proyectos se diseñen pensando a largo plazo. Trabajar con socios de calidad y proveedores de equipos como Grundfos en nuestros proyectos es algo fundamental, porque nos proporciona tranquilidad. Sabemos que podemos confiar en ellos. Sabemos que lo que instalan es lo correcto. Que va a ser la solución idónea y más optimizada. No solo hoy, sino también en el futuro”.

 

Tras el reacondicionamiento del edificio de oficinas Green Tower, las nuevas bombas HVAC usan un 57 % menos de electricidad para mantenerlo fresco.

El resultado

Los números de los sistemas reacondicionados en 2018 en los otros dos edificios cuentan historias parecidas. Falcon Tower redujo el consumo eléctrico de sus bombas en un 46 % y Green Tower hizo lo mismo en un 57 %. En conjunto, incluyendo enfriadores, ventilación e iluminación, los edificios sumaron un ahorro energético total del 20-25 %.


“Me alegra decir que mereció la pena”, asegura Vasileios Vatistas. Añade que no solo mereció la pena por su empresa, sino también por los vecinos de los tres edificios, que disfrutan de más confort. ¿Y qué ha sido de los apartamentos de la octava planta de Indigo Tower, situados bajo las bombas? Ahora todo está tranquilo. Ya no hay quejas.


El potencial para reacondicionamientos similares en Dubái es enorme. “Hay que hacer hincapié en la gigantesca contribución que la renovación de las bombas antiguas e ineficientes supondrá de cara al objetivo de Dubái de reducir en un 30 % su consumo de agua y energía para el año 2030”, señala Charles Blaschke. Añade que la renovación de las bombas también contribuye a los Objetivos de Desarrollo Sostenible 6 y 13 de la ONU, centrados en el agua y el clima.


“Se empieza por un edificio. De uno en uno”, afirma. “Para nosotros, los edificios son como fuentes vírgenes de valor. Ahorro energético, reducción de carbono, ahorro económico: está todo ahí, en esos edificios, casi inalterado y sin explotar”.


Asegura que el modelo de negocio de pago con ahorro, que permite a los propietarios de inmuebles reacondicionar sus sistemas HVAC sin invertir capital, es el incentivo para aprovechar el valor a largo plazo de los edificios.


“Prácticamente, lo único que tenemos que hacer es ir y abrir el grifo”, asegura. “No son esperanzas y sueños, ni nada que no pueda hacerse realidad. Está a nuestro alcance y es muy fácil lograrlo”.

Un Energy Check de Grundfos fue el punto de partida de estos tres proyectos de renovación de bombas con Taka Solutions en los edificios Indigo, Green y Falcon de Dubái. Averigua más acerca del Energy Check de Grundfos ay los contrados asociados al rendimiento. 

Grundfos suministró bombas inteligentes NBE para los tres proyectos de renovación de bombas de este artículo. Averigua más acerca de cómo optimizar los sistemas de agua refrigerada de los edificios comerciales aquí.

“Me alegra decir que mereció la pena”, afirma Vasileios Vatistas, responsable de cartera de H&H Property Management and Development, sobre el Energy Check de Grundfos y la renovación del sistema de bombeo y enfriamiento de tres edificios de Dubái llevada a cabo por Taka Solutions.

Indigo Tower, Dubailand (Dubái)

Green Tower, Deira (Dubái)

Falcon Tower, Deira (Dubái)

Un técnico de mantenimiento de Grundfos (a la derecha) enseña a Vasileios Vatistas de H&H (a la izquierda) y al jefe de instalaciones de Indigo Tower a monitorizar las bombas Grundfos NBE a través de un teléfono móvil con la app Grundfos GO.

Tras el reacondicionamiento del edificio de oficinas Green Tower, las nuevas bombas HVAC usan un 57 % menos de electricidad para mantenerlo fresco.