Una anticuada planta de tratamiento pasó a convertirse en una de las mejores de Polonia