Reacondicionamiento de estaciones de bombeo de hormigón deterioradas

Reacondicionamiento de estaciones de bombeo de hormigón deterioradas

Te enseñamos por qué instalar una estación de bombeo prefabricada es la opción más rentable en proyectos de reacondicionamiento.

El reacondicionamiento de estaciones de bombeo deterioradas puede convertirse en un proceso caro y largo, con tiempos de parada de hasta varias semanas. Pero no tiene por qué ser así. En esta tarea, aprenderás cómo puedes ahorrar tiempo y dinero con las estaciones de bombeo prefabricadas y por qué son la opción preferida en proyectos de reacondicionamiento frente a las estaciones de bombeo de hormigón tradicionales.

Las estaciones de bombeo deterioradas suelen mostrar dos características: hormigón en mal estado y, por tanto, riesgo de fugas de aguas residuales con afluencia a aguas subterráneas o de penetración de aguas subterráneas en la estación de bombeo. Ambos casos provocan efectos indeseados. Si las aguas residuales afluyen a aguas subterráneas, el medio ambiente sufre. Si las aguas subterráneas hacen el trayecto inverso, se consume energía innecesariamente en el transporte y posterior tratamiento de las aguas.

El planteamiento tradicional a la hora de reacondicionar una estación de bombeo de hormigón es construir otra, también de hormigón. Pero tiene sus inconvenientes. En primer lugar, es un proceso largo, ya que hay que cavar un orificio nuevo, excavar en el terreno, construir el pozo de hormigón e instalar los componentes. En segundo lugar, es caro, ya que hay que contratar personal y maquinaria para acometer los diferentes trabajos. Por último, y más importante si cabe, habría que incorporar a la ecuación un tiempo de parada prolongado, que implica la instalación de bombas temporales caras y supone grandes molestias para los residentes de la zona.

¿Por qué hay que aceptar estas circunstancias si una estación de bombeo prefabricada es una solución rápida y más rentable? Las estaciones de bombeo prefabricadas incluyen todos los componentes necesarios y están listas para su instalación subterránea. La planificación no reviste complicaciones y se tardan poco en instalar.

Hay tres formas de reacondicionar una antigua estación de bombeo de hormigón con una solución prefabricada:

  • Instalación por inserción directa.
  • Instalación con bypass.
  • Instalación sumergida-seca.

La elección depende del espacio disponible alrededor de la estación actual y, sin duda, del tiempo de parada aceptable.

Veamos las características de las diferentes opciones.

La instalación por inserción directa es la solución más fácil y ahorra mucho tiempo en cuanto a los recursos. La estación de bombeo lista para usar simplemente se introduce en la estructura de hormigón actual, de modo que no hace falta ni demoler ni reconstruir. Todo el trabajo de conexión es muy sencillo. Las tuberías del interior de la estación se conectan fácilmente a las tuberías subterráneas existentes, por lo que el tiempo de parada es inferior a 24 horas.

Pero ese plazo se puede reducir todavía más. Aunque la solución utilizando un bypass requiere cavar un orificio nuevo, permite que la antigua estación de bombeo siga funcionando prácticamente hasta que la nueva estación tome el relevo. Una vez colocada la nueva estación en su sitio, la tubería de entrada de la estación de bombeo antigua simplemente se conecta a la nueva estación y la tubería de descarga de la nueva estación se conecta a las tuberías subterráneas. Ya está lista para empezar a funcionar. A partir de ese momento, se puede desconectar la estación antigua, por lo que el tiempo estimado de parada es de muy pocas horas.

Por último, la opción de instalación sumergida-seca. Al igual que la solución utilizando un bypass, la solución sumergida-seca se coloca en un orificio independiente, junto a la estación de bombeo antigua. Sin embargo, en lugar de desconectar la estación antigua, se usa como sumidero con tuberías de aspiración a la nueva estación. Esto significa que la nueva estación de bombeo se mantiene siempre seca y que se puede acceder a ella fácilmente para el mantenimiento y servicio de las bombas. El tiempo de parada es mínimo, ya que la estación antigua puede seguir funcionando mientras se acaban los trabajos en la nueva.

Para concluir, resumamos las ventajas de elegir estaciones de bombeo prefabricadas en proyectos de reacondicionamiento:

  • Menor coste, porque se requiere menos trabajo.
  • Prolongada vida útil: la estructura antigua reconstruida puede durar toda la vida sin riesgo de fugas.
  • Tiempo de parada reducido de principio a fin y, a su vez, menos molestias para los residentes.