Identifica tus requisitos para la reutilización de agua a partir de la comprensión de la matriz del agua y los distintos tipos de procesos industriales

Identifica tus requisitos para la reutilización de agua a partir de la comprensión de la matriz del agua y los distintos tipos de procesos industriales

Conoce los distintos tipos de procesos y aguas industriales, así como lo que implican para los requisitos de calidad del agua de tu sistema de reutilización de agua.

En este módulo, explicaremos la importancia de conocer la matriz del agua, los tipos de procesos industriales y los distintos tipos de agua, con el fin de que puedas identificar el tipo de tratamiento y los requisitos de calidad del agua para tu sistema de reutilización de agua.

Antes de hablar de los procesos de reutilización de agua industrial, analicemos brevemente los tratamientos de agua que existen.

El tratamiento de agua son los procesos de preparación del agua para su uso final.

Puede ser para usarla como agua potable, para procesos industriales o para fines médicos, entre muchas otras cosas.

El tratamiento de agua conlleva la eliminación y la adición de sustancias, en función de la calidad real y deseada del agua.

Todo lo demás puede considerarse como trasiego de aguas; es decir, la captación de agua antes del tratamiento y la distribución de agua después del tratamiento.

Para obtener más información, consulta el curso de ECADEMY titulado "Tratamiento de agua industrial", que ofrece una introducción general al tratamiento de agua industrial, incluido un estudio más detallado de las distintas etapas del proceso.

A la hora de diseñar un proceso adecuado de reutilización de agua, es esencial conocer el origen del agua, la calidad del agua en cuestión, los contaminantes presentes en el agua y el tipo de carga (orgánica, inorgánica o mixta).

Esto te permite identificar si la matriz del agua es compleja o simple.

Además, el uso previsto tras el proceso de reutilización determina cómo de complejo debe ser el proceso de tratamiento y cuál es el método de tratamiento adecuado.

Llegado este punto, se puede relacionar el sector industrial con la matriz del agua para determinar qué estrategia de tratamiento es necesaria.

Entre los sectores con una carga principalmente orgánica se incluyen:

El sector de la alimentación y las bebidas, en el que suele existir una alta carga orgánica que es relativamente fácil de tratar.

La industria farmacéutica, más compleja pero con menor carga, que puede requerir un tratamiento especial para eliminar ciertas sustancias.

Por otra parte, la industria papelera, en cuyos procesos el contenido de sólidos suele ser elevado y es probable que se requiera filtración.

En los sectores industriales con aguas residuales con carga inorgánica, las sales suelen ser el contaminante más habitual.

Así ocurre en el sector del acero, la minería para el sector de la automoción, los sectores naval y de los semiconductores y las centrales eléctricas.

Los cloruros, los sulfatos y otras sales similares incrementan la salinidad, lo que exige altas presiones para tratar el agua; por ejemplo, mediante ósmosis inversa y nanofiltración.

Los metales pesados, las sustancias venenosas y la radioactividad de la minería conllevan desafíos especiales a la hora de tratar el agua y gestionar los residuos sólidos generados.

Las cargas orgánicas e inorgánicas mixtas son típicas de las industrias química, del plástico, de la impresión, del reciclaje y del petróleo, así como de los polígonos industriales.

La industria textil es un ejemplo de un sector con cargas mixtas; sin embargo, esto se debe a que el agua contiene contaminantes orgánicos e inorgánicos en función de la etapa de producción.

Repasemos los temas que hemos tratado en este módulo:

La importancia de conocer el origen del agua, la calidad del agua en cuestión, los contaminantes presentes en el agua y el tipo de carga (orgánica, inorgánica o mixta).

La necesidad de adaptar el tratamiento del agua industrial al uso final deseado.

La relación entre el sector industrial y la matriz del agua, y la determinación de la estrategia de tratamiento necesaria.