Galería técnica

Calefacción por aire

Un sistema de calefacción en un edificio puede estar basado en radiadores, convectores, calefacción por suelo radiante, calefacción por aire o una combinación de ambos. El uso de calefacción es una forma rápida pero costosa de calentar un edificio.

En los sistemas de calefacción por aire, una superficie de calefacción de la unidad AHU calienta el aire de la entrada del sistema de ventilación antes de que este circule por el edificio. Si existen diferentes necesidades de calefacción en todo el edificio, se pueden configurar zonas de superficie de calefacción, de modo que la temperatura de entrada se puede ajustar para cada zona.

La ventaja del calentamiento del aire es que reacciona rápidamente a los cambios en la demanda. La temperatura de entrada puede regularse muy rápidamente para satisfacer las diferentes demandas de calor, a diferencia de un sistema de radiadores a base de agua y/o calefacción por suelo radiante. Sin embargo, el calentamiento del aire es significativamente más caro que los sistemas basados en agua tanto en términos de construcción como de funcionamiento.

La capacidad calorífica específica del aire es de aproximadamente 1000 J/kgK, que es significativamente inferior a la capacidad calorífica específica del agua (4200 J/kgK). Esto significa que debe moverse 4,2 veces más aire para tener el mismo efecto de calentamiento que 1 kg de agua. Además, los conductos de ventilación requieren mucho más espacio que un sistema de radiadores, convectores y calefacción por suelo radiante a base de agua.

Grundfos suministra bombas circuladoras para sistemas basados en agua, que compensan el mayor coste mediante el establecimiento de fan coils que son calentados por el líquido bombeado. Esto reduce el coste de transporte del aire, pero las emisiones de ruido pueden ser un problema si se utilizan fan coils con ventiladores integrados.