Galería técnica

Sistema de calefacción por suelo radiante

Una alternativa viable a los sistemas convencionales de calefacción con radiadores es la calefacción por suelo radiante. Una solución típica consiste en tuberías de pequeño diámetro colocadas en la losa de hormigón bajo la superficie del suelo. La solución se suele alimentar con una caldera de condensación o calefacción de distrito.

Calentar los edificios de este modo proporciona una liberación de calor constante y uniforme desde el nivel del suelo. Proporciona confort bajo los pies y temperaturas agradables. Como las tuberías están ocultas, no hay radiadores antiestéticos. También utiliza una temperatura del agua inferior para mantener el mismo nivel de temperatura ambiente que los sistemas de radiadores.

En aras de la comodidad, la temperatura de la superficie del suelo debe situarse entre 25-32 ° C. Esta es una temperatura de caudal relativamente baja. Por lo tanto, la diferencia de temperatura que puede obtenerse se encuentra entre 10-15 ° C, que es inferior a la de los sistemas de radiadores. Los sistemas de calefacción por suelo radiante utilizan un caudal de agua menor para conseguir los mismos resultados de temperatura.

Debido a que las calderas de condensación funcionan de manera más eficiente a temperaturas más bajas, emparejar un sistema de calefacción por suelo radiante puede reducir los costes de calefacción. Una caldera de condensación funciona en el modo de condensación más económico a temperaturas más bajas, lo que ahorra dinero. La calefacción por suelo radiante también es adecuada para su uso con bombas de calor y calefacción solar.

Las bombas circuladoras de Grundfos son ideales para aplicaciones de calefacción doméstica y
sistemas de calefacción por suelo radiante en particular.

Aplicaciones relacionadas

Encuentre aplicaciones de Grundfos relacionadas con este tema.