Galería técnica

Pérdida de calor en las tuberías

Las tuberías que distribuyen un medio calefactor pierden algo de calor en los alrededores. Esta pérdida de calor provoca la refrigeración no deseada del medio en las tuberías. La pérdida de calor puede ser aceptable si las tuberías se colocan dentro de un espacio calefactado. Sin embargo, esta forma de transferencia de calor no es deseable, ya que no puede regularse y puede que no sea necesaria durante la mayor parte del año.

Las pérdidas de calor de las tuberías se pueden minimizar mediante el aislamiento y el ajuste de la temperatura del medio en relación con la temperatura exterior. El aislamiento necesario depende de la temperatura del agua y de las horas de funcionamiento anuales de las tuberías.

La pérdida de calor también puede producirse cuando circulan medios muy fríos. En tales situaciones, las tuberías están aisladas para evitar que el medio se caliente por el entorno y para evitar que se forme condensación o escarcha en la superficie externa de la tubería.

Las tuberías de distribución de calefacción centralizada pierden una cantidad considerable de calor. La pérdida puede ser de hasta el 20-25% de la carga total de calor de un sistema de calefacción de distrito, lo que puede afectar gravemente a la rentabilidad del sistema.

Grundfos garantiza el funcionamiento a la temperatura óptima más baja posible para una mínima pérdida de calor en el caudal de las tuberías en aplicaciones de calefacción de distrito.

Aislamiento de tuberías

Las tuberías que transportan medios calientes están aisladas para minimizar las pérdidas de calor no intencionadas. La pérdida de calor enfriará el medio mientras calienta la habitación en la que se encuentra la tubería. Ambos son indeseables.

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de aislar tuberías: tipo de tubería, medio bombeado y entorno. Las tuberías que transportan fluidos fríos y se colocan en salas con calefacción están aisladas para no calentar los fluidos y evitar la condensación en las tuberías. El aislamiento garantiza que la temperatura de la superficie externa del aislamiento sea superior a la temperatura del punto de rocío de la habitación. El aislamiento debe terminarse con una membrana a prueba de vapor, como lámina de aluminio o plástico. Esto es para garantizar que la humedad de la habitación no penetre en el aislamiento y se condense.

Si una tubería está construida en un material inflamable, el aislamiento puede protegerlo contra incendios para que pueda permanecer funcional durante un incendio. Esto es especialmente importante si una tubería de plástico suministra un sistema de protección contra incendios más adelante.

Aplicaciones relacionadas

Encuentre aplicaciones de Grundfos relacionadas con este tema.