Galería técnica

Bombas de retención de presión

El sistema de retención de presión es un sistema para mantener una presión estática constante que se utiliza en sistemas de calefacción y refrigeración para garantizar un funcionamiento ininterrumpido. Esto puede conseguirse de varias formas.

En sistemas de calefacción suministrados por calderas de menor tamaño, puede conseguirse una presión estática constante con un recipiente de expansión abierto. Este recipiente se coloca en el punto más alto del sistema. Se crea así una presión estática correspondiente a la altura física.

En sistemas cerrados más pequeños, la presión estática constante puede lograrse con un recipiente de expansión pre-presurizado. El uso de un vaso de expansión presurizado en sistemas más grandes sería un inconveniente debido al gran tamaño necesario.

Por lo tanto, los sistemas de retención de presión se utilizan en sistemas más grandes. Estos pueden contener un recipiente de expansión de presión, con un compresor conectado o una bomba de retención de presión. El compresor o la bomba garantizan automáticamente que se mantiene la presión estática correcta en el sistema mediante la regulación de la presión del recipiente.

Un sistema de mantenimiento de presión basado en bomba se compone de una o más bombas conectadas en serie. Las bombas pueden estar equipadas con un regulador de velocidad, por ejemplo un convertidor de frecuencia, para mantener la presión correcta dentro del sistema. En este caso no es necesario un tanque de expansión de presión, ya que las propias bombas son capaces de regular la presión.

Los sistemas de retención de presión que utilizan bombas con regulación de velocidad son superiores a los sistemas que emplean recipientes de expansión. En este último caso, una bomba de velocidad constante que mantiene un caudal constante puede dar lugar a aumentos repentinos de la presión cuando la bomba arranca y se detiene. Además, un sistema de retención de presión requiere menos espacio físico ya que no existe un recipiente de expansión.

Puede utilizarse un tanque de expansión de presión combinado con una bomba de retención de presión para eliminar el aire del agua de proceso. Se introduce un pequeño volumen de agua en el recipiente, que no está presurizado. Cuando la presión cae a la presión atmosférica, se libera la mayor parte del aire. Una bomba de retención de presión bombea un volumen similar de agua al sistema para mantener la presión deseada en el sistema.

La gama de bombas circuladoras de Grundfos, con o sin control de velocidad variable, es ideal como bomba de mantenimiento de presión.

Aplicaciones relacionadas

Encuentre aplicaciones de Grundfos relacionadas con este tema.