Cómo prolongar la vida útil de una bomba

CÓMO PROLONGAR LA VIDA ÚTIL DE UNA BOMBA

Averigua qué precauciones puedes tomar para prolongar la vida útil de las bombas y los motores. 

Una vez que la bomba esté instalada bajo tierra, lo deseable es que dure lo máximo posible, ya que las reparaciones son incómodas y cuestan mucho dinero. Hay varias cosas que debes saber para prevenir fallos de la bomba y complicaciones en el pozo.

Este módulo te presentará algunos de los problemas más comunes identificados en aplicaciones de agua subterránea, así como las soluciones pertinentes para asegurar que tus bombas funcionen durante el mayor tiempo posible.

Los siguientes problemas son las causas más comunes del acortamiento del ciclo de vida de una bomba: problemas del suministro eléctrico, refrigeración del motor insuficiente, presencia de arena, golpe de ariete y cavitación. Echemos un vistazo a cada uno de ellos para averiguar cómo solucionarlos.

Un suministro eléctrico estable y uniforme es responsabilidad de la empresa eléctrica. Sin embargo, no siempre se puede dar por sentado. En muchas áreas, el suministro eléctrico fluctúa, lo que puede causar diversos problemas, como sobretensiones, subtensiones, desequilibrio de fase y pérdida de fase.

Es imposible evitar las fluctuaciones del suministro eléctrico, pero sí se puede instalar un dispositivo de protección del motor. El dispositivo de protección del motor desconectará el suministro con eficiencia si alguna de las situaciones descritas alcanza un nivel crítico.

La sobrecarga puede deberse a un cambio en el punto de trabajo de la bomba o a que la bomba esté desgastada y genere más fricción que cuando era nueva. Siempre debe instalarse un dispositivo de protección contra sobrecargas para evitar los posibles daños causados por sobrecargas.

Protegerá frente a pequeñas sobrecargas durante largos períodos de tiempo y sobrecargas totales y repentinas que se produzcan de forma instantánea. Ahora, veamos cómo la refrigeración insuficiente del motor puede poner en riesgo la fiabilidad de funcionamiento.

El motor es el componente más sensible de un sistema de bombeo y las temperaturas excesivas terminarán provocando daños irreparables en él. El agua subterránea es la que enfría el motor durante el funcionamiento.

Existen dos requisitos para garantizar una refrigeración adecuada: la temperatura del agua subterránea no debe superar la temperatura ambiente nominal del motor, y la velocidad de flujo alrededor del motor debe ser, como mínimo, de 0,15 m/s.

Cuanto más rápido fluye el agua, más eficiente es la refrigeración. Si la temperatura ambiente del agua es mayor que la temperatura nominal del motor, puedes aumentar la velocidad de flujo o reducir la potencia del motor.

Si no es posible conseguir la velocidad de flujo requerida por el motor, una posibilidad es instalar una camisa de refrigeración para aumentar la velocidad del agua por lo menos hasta el valor mínimo requerido.

Al igual que para el suministro eléctrico deficiente y las sobrecargas, es una buena decisión instalar un dispositivo de protección para garantizar que el motor se detenga si la temperatura es demasiado alta.

Una temperatura demasiado alta del motor reducirá su vida útil significativamente y, en última instancia, causará daños irreparables en el motor. A continuación, tenemos la arena. La arena es un elemento inevitable en las aplicaciones de agua subterránea, pero supone un riesgo si la bomba no está protegida contra ella.

Si el pozo no se ha diseñado y construido de forma adecuada, el filtro de arena no funcionará y la arena seguirá entrando en el pozo y, con el tiempo, acabará provocando daños irreparables en la bomba. El golpe de ariete es otro fenómeno perjudicial para la bomba.

Se produce cuando la bomba se detiene demasiado rápido, lo que impide el flujo y transforma la energía cinética almacenada en el agua. Se puede detectar por un ruido fuerte, como si alguien golpease las tuberías.

Desgasta la bomba y las tuberías y válvulas, y debe subsanarse de inmediato. Una forma de resolver el problema es instalar en la bomba un dispositivo de arranque y parada suaves.

Otra solución es introducir un amortiguador neumático en la tubería para absorber la energía del agua. Por último, tenemos la cavitación, que es una consecuencia típica de una caída del nivel estático del agua y una alta temperatura del agua.

Cuando el nivel del agua baja, la presión de entrada también disminuye, y, si existe un caudal alto por encima del punto de trabajo de la bomba, todo ello puede hacer que el agua entre en ebullición.

La formación y el colapso repentinos de burbujas de aire en el agua pueden ser devastadores para la bomba si el problema no se atiende rápidamente.

Si sufres problemas de cavitación, una solución puede ser situar la bomba en una posición más profunda en el pozo para restaurar la presión adecuada o reducir el caudal.

Como puedes ver, hay bastantes cosas que pueden afectar negativamente al ciclo de vida de una bomba, y es bueno tenerlas controladas y actuar de forma proactiva para que las bombas duren más y apenas requieran mantenimiento o reparaciones.