Caso

El hospital de Sligo, al oeste de Irlanda, ahorra dinero y resuelve su problema con la temperatura gracias a las soluciones inteligentes de Grundfos

“Hay una diferencia abismal entre lo que teníamos antes y lo que tenemos ahora. Este es un avance muy positivo para nosotros en el control de la energía para calefacción dentro del hospital”.

Declan McGoldrick, jefe de proyectos del hospital universitario de Sligo

El hospital universitario de Sligo tenía una planta de calderas y un sistema de calefacción “muy ineficientes”, afirma Declan McGoldrick, del HSE Estates Department. Las bombas circuladoras eran bombas de velocidad constante que suministraban agua caliente a una temperatura del medio de 130 °C.

“Los sellos se les estaban cayendo. Estaban causando muchos problemas de mantenimiento. Los circuitos de calefacción del hospital universitario de Sligo son largos. Como consecuencia, tuvimos grandes pérdidas en tuberías. Esto significaba que nuestro valor ΔT no estaba funcionando con tanta eficiencia como podría haberlo hecho y estaba a un ritmo más bajo que el diseño original”.

From left, Michael O’Brien and Declan McGoldrick of HSE Estates Dept. at Sligo University Hospital, with Liam Kavanaugh of Grundfos Ireland in the hospital’s boiler room.

La solución

El hospital mejoró su sala de calderas, sustituyendo sus bombas de velocidad constante por bombas inteligentes MAGNA3 y TPE3 de Grundfos. “Las bombas Grundfos pueden adaptarse automáticamente a la carga particular que hay en el circuito”, afirma Declan McGoldrick. Las bombas han solucionado el problema con la temperatura. “Usamos estadísticas de temperatura en las tuberías de retorno para determinar el delta T entre el caudal y el retorno, lo que nos permite calcular nuestra producción de calor en la bomba. El caudal másico puede calcularse desde la propia bomba”.

The hospital upgraded its boiler house, replacing its fixed speed pumps with intelligent MAGNA3 and TPE3 pumps from Grundfos.

Una diferencia abismal

“Estamos ahorrando entre un 70 % y un 80 % del consumo eléctrico con nuestro nuevo sistema de bombeo”, señala Declan McGoldrick. Están ajustando aun más esos ahorros revisando los datos de funcionamiento a través de la app Grundfos GO, una plataforma para el control de bombas mediante dispositivos móviles. Además, el monitor de energía calorífica de las bombas calcula automáticamente la producción de calor y los caudales. Las bombas se controlan mediante tarjetas de comunicaciones BACnet que funcionan a través del sistema BMS del hospital.

“Usamos la información de este sistema para controlar mejor algunos de nuestros procesos dentro del hospital y conseguir un mayor ahorro”. El antiguo sistema del hospital no tenía comunicación alguna. “La bomba estaba encendida simplemente. No devolvía ninguna información. Por lo que hay una diferencia abismal entre lo que teníamos antes y lo que tenemos ahora. Este es un avance muy positivo para nosotros en el control de la energía para calefacción dentro del hospital”.

Otros casos relacionados

Lee las opiniones de los clientes que también se han beneficiado de una solución Grundfos.

Aplicaciones relacionadas

Encuentra las aplicaciones de Grundfos relacionadas con este tema.