La presión de agua perfecta

La presión de agua perfecta

Descubra todos los beneficios de una presión de agua perfecta y cómo puede aumentar el confort y bienestar de los usuarios de una casa.

En este vídeo,veremos en detalle cómo afecta una presión de agua baja o variable a los residentes, por qué ocurre y cómo la bomba de aumento de presión de agua SCALA2 puede remediarlo.

La presión de agua baja o variable es un fenómeno común pero molesto en edificios de viviendas. Causa un mal funcionamiento de las duchas, grifos que gotean e incómodos cambios en la temperatura del agua.

Las variaciones de la presión de agua se deben a dos causas principales: presión de entrada variable y apertura simultánea de diferentes grifos. Comencemos por la presión de entrada.

Durante el transcurso de un día, la presión del agua en la red municipal cambia junto con el consumo de agua en todo el sistema. Por la mañana y por la noche, cuando la mayoría de la gente está en casa, se ducha, limpia y cocina, la presión del agua es baja.

Pero cuando están fuera durante el día, la presión del agua aumenta. Esta variación se puede apreciar directamente en los grifos y duchas. La segunda razón por la que la presión del agua es variable es el uso de varios grifos al mismo tiempo.

En un sistema de agua doméstico, cada vez que abres un grifo, ya sea una ducha, una lavadora o un aspersor en el exterior, la presión del agua disminuye. Esto se percibe como cambios rápidos en la cantidad de agua que sale de los grifos y/o la temperatura del agua, que puede cambiar de caliente a helada en un solo instante.

SCALA2 cuenta con un control inteligente de la bomba. Este permite que la bomba de aumento de presión de agua tenga en cuenta la presión de entrada y el número de grifos abiertos, y suministre una presión de agua perfecta en todo el sistema. Así es como funciona.

SCALA2 cuenta con un sensor integrado que mide la presión de agua suministrada por la bomba al grifo; por ejemplo, a la ducha. El sensor envía una señal al control de la bomba, que compara el nivel de la presión de agua medida con la presión de agua deseada, esto es, la presión que has fijado según las necesidades de los residentes.

Si hay una diferencia entre estas dos medidas, el control de la bomba se lo indica al variador de frecuencia para aumentar o disminuir la velocidad de la bomba y, por tanto, la presión del agua.

Aunque esto puede parecer una operación compleja, sucede tan rápido que los residentes no notan ningún cambio en la presión. Para el instalador, esto significa que el proceso de configuración puede hacerse de un modo más rápido y sencillo.

Solo hay que ajustar el nivel de presión deseado usando el panel de control y comprobar la presión del agua en el punto de consumo más lejano; preferiblemente una ducha, ya que es donde los residentes notan de forma más directa la falta de presión.

Si la presión del agua es perfecta aquí, también lo será en todos los puntos de consumo, sin importar si la presión de entrada varía o hay varios grifos abiertos a la vez.