Tipos de aguas residuales y elección de la bomba idónea

TIPOS DE AGUAS RESIDUALES Y ELECCIÓN DE LA BOMBA IDÓNEA

Conozca los distintos tipos de aguas residuales y qué bombas puede elegir para cada uno de ellos.  

Para poder seleccionar una bomba óptima para un sistema de descarga, es importante conocer qué tipo de aguas residuales va a bombear. 

En este tema puede encontrar un resumen de los distintos tipos de aguas residuales de los edificios y las redes municipales, así como recomendaciones para elegir las bombas más apropiadas.    

El objetivo de un sistema de descarga es conducir las aguas residuales de forma que se minimicen los riesgos para la salud y las posibles molestias, como la inundación de las calles.

En general, existen cuatro tipos de aguas residuales:

  • Aguas de drenaje
  • Aguas pluviales
  • Efluentes
  • Aguas negras

Sin embargo, no todas las bombas de aguas residuales son adecuadas para todos los tipos de aguas residuales. Las bombas de achique y para efluentes no permiten bombear aguas negras, mientras que una bomba de aguas negras puede bombear cualquier tipo de aguas residuales.

Uno de los factores determinantes es el tamaño del paso de sólidos de la bomba. Cuantos más sólidos contengan las aguas residuales, mayor deberá ser el paso libre. Asimismo, cuanto mayor sea el caudal necesario, mayor deberá ser también el paso libre.  

Veamos uno por uno los distintos tipos de aguas residuales para comprender su naturaleza y explicar qué características debe tener una bomba para poder admitir el contenido específico de cada uno de ellos. 

Las aguas de drenaje son aguas residuales sin heces, orina ni restos de papel, pañales o fibras textiles que puedan provocar obstrucciones.

Dado que las aguas de drenaje no contienen sólidos, una bomba sumergible de drenaje (por ejemplo, una bomba Unilift con impulsor semiabiertos y un paso libre de 10-12 mm) es idónea para esta aplicación. Si las aguas contienen impurezas, la instalación de un filtro en la aspiración de la bomba garantizará que no puedan entrar en ella.

Las aguas pluviales, también conocidas como aguas superficiales, son similares a las aguas de drenaje. La diferencia es que las aguas pluviales pueden contener impurezas como arena y gravilla. Normalmente, las bombas de aguas pluviales deben tener mayor capacidad que las bombas de achique.

Si una bomba de achique, como la bomba Unilift 12, no ofrece la capacidad requerida (por ejemplo, en zonas en las que puedan producirse fuertes precipitaciones), la elección adecuada será una bomba de aguas negras con un paso de sólidos y una capacidad mayores.

Por ejemplo, una bomba SL o una bomba SE con un motor más grande y un impulsor S-tube o SuperVortex con un paso libre de 50-100 mm, según el caudal requerido.

Los efluentes son aguas residuales sin heces ni orina, como las descargas que se suelen producir en lavanderías, instalaciones de lavado de coches, zonas de descongelación en aeropuertos o aparcamientos, entre otros lugares. Estas aguas contienen sustancias disueltas o en suspensión, como fibras textiles, hojas de árboles u otros residuos similares, que podrían llegar a obstruir una bomba de achique.

Dado que los efluentes sólo contienen impurezas de pequeño tamaño, una bomba para efluentes (como una bomba Unilift con un paso libre de 30 o 35 mm) puede ser suficiente para garantizar un funcionamiento fiable. Sin embargo, también depende del caudal requerido. Tal como se mencionó al principio, cuanto mayor sea el caudal, mayor debe ser el paso libre.

Si el caudal requerido es mayor del que puede proporcionar una bomba Unilift, una buena opción sería una bomba SL o SE con un motor más grande y un impulsor S-tube o SuperVortex.

Las aguas negras son aguas residuales con heces y orina.

Las aguas negras pueden proceder de viviendas particulares, edificios comerciales o estaciones de bombeo de redes municipales, y su naturaleza varía en función de su origen. 

Las aguas negras de viviendas particulares son aquellas que se han utilizado en cocinas, cuartos de baño, inodoros y lavadoras. Estas aguas residuales contienen, entre otras cosas, heces, orina, papel higiénico, detergentes y otros productos químicos con un valor de pH entre 4 y 9.

Las bombas Unilift, SL o SE con impulsor Vortex o de canal y un paso libre de 50-65 mm son idóneas para tratar aguas negras de viviendas particulares.

Si la capacidad requerida no es mayor de 1-4 litros por segundo, una bomba trituradora también es una alternativa adecuada; por ejemplo, para sistemas presurizados en lugares con baja densidad de población en los que no es posible instalar un sistema de transporte por gravedad.

La diferencia entre las aguas negras de las viviendas particulares y las de los edificios comerciales y las estaciones de bombeo de las redes municipales es que, en los dos últimos casos, el contenido de las aguas residuales puede desconocerse. En estas descargas de aguas residuales es habitual encontrar objetos como medias de nailon, bolsas de plástico, pañales, compresas y guantes.

Para evitar posibles obstrucciones, una opción fiable es una bomba sumergible de aguas negras; por ejemplo, una bomba SL o SE con impulsor S-tube o SuperVortex y un paso libre mínimo de 80 mm.

El impulsor patentado S-tube de Grundfos es idóneo para aplicaciones con un contenido máximo de materia seca del 3 % en las que se requieran un gran paso libre y una elevada eficiencia hidráulica.

El impulsor SuperVortex es adecuado para aguas negras con un contenido máximo de materia seca del 5 %. La materia seca puede estar formada por:

  • Grandes cantidades de sólidos 
  • Grandes cantidades de fibras
  • Lodos
  • Materiales abrasivos

Por tanto, conocer las aguas residuales que se van a tratar es el primer paso para poder seleccionar la bomba óptima y el impulsor adecuado.

Una buena regla general es que, cuanto mayores sean la cantidad de sólidos que contengan las aguas residuales o el caudal que requiera la aplicación, mayor deberá ser el paso libre del sistema hidráulico.