Galería técnica

Circulación de agua caliente

El agua caliente doméstica en las tuberías se enfría debido a la pérdida de calor cuando no se produce una extracción desde hace bastante tiempo. La circulación de agua caliente sanitaria garantiza un caudal dentro de las tuberías, incluso aunque no se extraiga agua caliente.

El agua caliente doméstica en las tuberías se enfría debido a la pérdida de calor cuando no se produce una extracción desde hace bastante tiempo. En los grandes sistemas de agua caliente sanitaria, en los que las tuberías de distribución son extensas, la eliminación de esta agua fría de las tuberías llevará un tiempo relativamente largo antes de que pueda extraerse el agua caliente. Debido a problemas de confort, esto a menudo no es aceptable.

La circulación de agua caliente sanitaria garantiza un caudal dentro de las tuberías, incluso aunque no se extraiga agua caliente. De esta forma, el tiempo de espera se mantiene a un nivel aceptable. El agua caliente sanitaria se hace circular a una temperatura mínima dada para minimizar el consumo de energía. Esto se controla mediante una válvula de circulación, colocada estratégicamente en varios lugares del sistema de agua caliente sanitaria. Se utiliza una bomba circuladora para mantener el agua caliente sanitaria circulando de vuelta al sistema de producción (intercambiador de calor o unidad de calentamiento de agua).

El cuidado de minimizar el crecimiento de bacterias en el sistema de tuberías a menudo hace que sea necesario establecer la circulación de agua caliente sanitaria a una temperatura superior. El aumento sistemático de la temperatura en el sistema de agua caliente sanitaria permite destruir algunas de las bacterias no deseadas. En sistemas grandes de agua caliente sanitaria, la circulación puede ser convenientemente gestionada por un BMS.

Las bombas circuladoras de Grundfos para agua caliente incluyen bombas circuladoras y de transferencia de agua. Esto garantiza una producción y recirculación óptimas del agua caliente sanitaria.