Artículo

Control de temperatura en sistemas con calderas de condensación y sin condensación

Diseño de un sistema de caldera óptimo

El desafío:

Las calderas sin condensación sólo pueden funcionar si el agua que retorna a la caldera no cae por debajo del punto de rocío de la humedad del gas de combustión. La condensación del gas de combustión puede provocar una corrosión importante en la caldera; asimismo, una diferencia de temperatura demasiado elevada producirá un choque térmico.

Las calderas de condensación, por su parte, deben ser capaces de conseguir la condensación de los gases de escape en el intercambiador de calor para funcionar de manera eficiente. Si la temperatura del agua que retorna a la caldera es demasiado alta, no se podrá conseguir un nivel adecuado de condensación.

Nuestra solución:

Las calderas sin condensación pueden usar la bomba TPE3 y un sensor de temperatura adicional en lugar de usar una bomba de derivación normal que funcione a toda velocidad. El sensor mide la temperatura del agua que retorna a la caldera y garantiza que sea adecuada en todo momento. Esto se traduce en una protección óptima de la caldera y una reducción de los costes de funcionamiento.

Las calderas de condensación pueden beneficiarse de la tecnología FLOWLIMIT, ya que establece el caudal máximo del sistema para mantener la temperatura de retorno correcta y permitir la condensación. De este modo, el aprovechamiento del calor latente garantiza un funcionamiento más eficiente.

Las bombas de derivación y los variadores de frecuencia actuales para calderas sin condensación pueden configurarse y controlarse de diversas maneras. Descubra la solución inteligente en nuestro artículo técnico.

Elija la solución inteligente

Caldera convencional

Una alta temperatura del agua de retorno garantiza un funcionamiento seguro. Pero hacer que sea demasiado alto y la eficiencia sufre

Una derivación en una caldera convencional permite mantener la temperatura del agua de retorno por encima del punto de rocío del gas de combustión, lo que evita problemas de corrosión y posibles choques térmicos.

Los sensores del sistema monitorizan la temperatura del agua de alimentación (TF) y el agua de retorno (TR) para regular de forma óptima la bomba de derivación. Esto permite a la bomba reaccionar cuando se producen cambios en estos parámetros y regular el caudal cuando la temperatura TR alcanza los umbrales mínimo o máximo. Además, evalúa la temperatura diferencial a través de la caldera (ΔT = TF – TR) y genera una advertencia cuando se supera el límite configurado.

La bomba TPE3 incorpora todas las funciones necesarias para conseguir un control óptimo de la derivación de la caldera, lo que garantiza su eficiencia y le ofrece la tranquilidad de saber que está funcionando de forma segura.

Caldera de condensación

El mantenimiento de una baja temperatura de retorno es crucial para garantizar la eficiencia. La solución es la regulación inteligente de las bombas

Una caldera de condensación puede ofrecer un rendimiento hasta un 10-12 % superior al de una caldera convencional. Sin embargo, eso depende en gran medida de la temperatura del agua de retorno (TR). Cuanto menor sea el valor TR, mayor será la recuperación de calor latente de evaporación y, por tanto, la eficiencia de la caldera.

El valor TR depende del caudal del sistema, por lo que la determinación del punto de trabajo correcto influye directamente sobre el consumo de combustible de la caldera. Sin embargo, predecir la pérdida de presión en el sistema puede resultar complejo. La función FLOWLIMIT de la bomba TPE3 ofrece una solución inteligente a este problema, ya que permite configurar un caudal máximo para el sistema. De esta forma, el punto de trabajo se desplazará, garantizando una temperatura óptima de condensación de los gases de combustión.

Otros artículos relacionados

Lee los artículos técnicos de Grundfos.

Aplicaciones relacionadas

Encuentra las aplicaciones de Grundfos relacionadas con este tema.