Dimensionamiento e instalación de una bomba en aplicaciones domésticas de extracción de aguas subterráneas

Dimensionamiento e instalación de una bomba en aplicaciones domésticas de extracción de aguas subterráneas

Familiarícese con los aspectos básicos del dimensionamiento y la instalación de una bomba sumergible para la extracción doméstica de aguas subterráneas y sepa por qué es tan importante el dimensionamiento correcto.

En este tutorial conocerá los aspectos básicos del dimensionamiento de bombas sumergibles para la extracción doméstica de aguas subterráneas. También repasaremos brevemente las prácticas recomendadas en relación con la instalación de bombas.     

La extracción doméstica de aguas subterráneas es más frecuente en zonas remotas, donde resulta demasiado costoso ampliar la red de suministro municipal para prestar servicio a unas pocas viviendas.    

En su lugar, se perfora un pozo cerca de las viviendas, en el que se instala una bomba sumergible que suministra agua con fines domésticos.   

Lo más importante al dimensionar una bomba sumergible es asegurarse de que sea capaz de entregar la presión y el caudal necesarios. El caudal requerido depende de los requisitos del usuario final. Si hay dos baños, una lavadora y un lavavajillas dentro de la vivienda, y un sistema de riego en el jardín, la bomba tendrá que desarrollar un caudal superior al que sería necesario si sólo hubiese un baño y un grifo en la cocina.    

La presión (o altura) se determina a partir de los siguientes parámetros:
Altura y pérdidas desde el nivel dinámico de agua hasta el depósito de diafragma (el nivel dinámico de agua es el nivel del agua cuando la bomba está en funcionamiento).

Altura y pérdidas desde el depósito de diafragma hasta el grifo más alto de la vivienda.

Presión mínima en el grifo más alto.
    
Una vez determinados los parámetros anteriores, podrá elegir la bomba óptima para la tarea de extracción de aguas subterráneas. Sólo tiene que buscar el caudal y la altura deseados en la tabla de curvas de bombeo. En este ejemplo, necesitaría una bomba capaz de proporcionar 2 m3/h a 100 m (por ejemplo, una bomba SQ2).     

Pero, ¿es tan importante el dimensionamiento cuando sólo es preciso suministrar agua a una vivienda? La respuesta es sí. Una bomba infradimensionada proporciona menos caudal y presión, por lo que no puede desarrollar la capacidad requerida por hora con cargas máximas o la altura necesaria.

Una bomba sobredimensionada, por otra parte, reduce la eficiencia energética y aumenta innecesariamente los costes operativos. Así que, para la familia que habita en la vivienda, el tamaño sí importa.      

Ahora que hemos determinado el tamaño óptimo de la bomba sumergible, echemos un vistazo a algunos aspectos importantes de la instalación. Como regla general, el diámetro nominal de la bomba debe ser equivalente al diámetro del pozo.      
    
Si el pozo es demasiado grande, la falta de velocidad tras el motor podría causar que el agua se estanque y el motor se sobrecaliente. El motor es muy sensible a la temperatura del agua, por lo que es preciso garantizar que el caudal mínimo tras el mismo sea de 0,15 m/s si las aguas subterráneas se encuentran a más de 30 °C.    

En condiciones severas, la bomba se puede equipar con una camisa de refrigeración para optimizar la refrigeración del motor.  

Otro aspecto importante es la profundidad de instalación. La unidad de bombeo debe instalarse por debajo del nivel dinámico de agua para evitar el riesgo de marcha en seco durante el funcionamiento.  

Por último, prestemos atención por un momento al tanque de presión de un sistema sumergible. El tamaño del tanque depende de la bomba elegida, lo cual es necesario tener en cuenta, especialmente, si el espacio reservado para el tanque en la casa es relativamente limitado.

En sistemas convencionales con bombas controladas por presostato, el tanque de presión debe ser capaz de retener entre 50 y 200 litros de agua para entregar presión suficiente en los grifos.      

Si en su lugar se instalase una bomba más avanzada con variador de frecuencia integrado, un pequeño tanque de 8 litros sería suficiente. Ello se debe a que la propia bomba sería capaz de ajustar la velocidad según la demanda para entregar exactamente la presión necesaria en todos los grifos en cualquier momento.

Todo lo anterior se traduce en un mayor confort para las personas que viven en la vivienda.